Especial E3 2017: ganadores y perdedores


Es la cuestión de las preguntas, al menos en nuestra industria al final de una semana de fuego como esta. ¿Quién ganó el E3 2017?

Sería fácil intentar escribir uno de esos editoriales que tanto nos gustan (y no hay ironía en esta afirmación) y hablar, sin cuencos, y un poco menos de bolas, sobre cómo fue. la Electronic Entertainment Expo este año desde un punto de vista crítico, de cómo es a la vez una de las ediciones más concreto y más decepcionante de la última década y cómo, quizás, de eso depende precisamente la decepción que seguimos mascando unos días después.



Sería fácil. Pero, si nos conoce, sabrá que, a menos que hablemos de un capítulo de Kirby, las cosas fáciles no nos interesan.

Es mucho más interesante tratar de entender quién ganó realmente este E3 2017: no pensar como (pseudo) periodistas, críticos o fans, sino ir a ver las consecuencias de lo que pasó en Los Ángeles e ir a interpretar esa serie de gráficos y números. La palabra clave es precisamente eso, porque incluso en este caso sería fácil reportar los números y eso es todo, pero pretendemos ir un poco más lejos, en una especie de Col pad en mano con un tema de E3 en una noche de verano.

 

Los datos detrás de la masturbación mental que sigue se toman de la plataforma de análisis de Brandwatch.

 

Lo primero que hay que hacer, muy trivialmente, es ir a ver cuál fue la conferencia más comentada en la web, escaneando las distintas redes sociales que ahora han suplantado casi por completo los foros y otros "lugares de culto" del género. Y el gráfico que te proponemos a continuación no deja lugar a dudas: Microsoft es lo que lo causó mas ruido, mirando hacia abajo tanto a Nintendo (muy distante, pero aún en segundo lugar con su 15% de menciones) como sobre todo a Sony, solo un punto por encima de Ubisoft y Electronic Arts.



 

Microsoft destaca por encima de todo. ¿Pero estamos seguros?

 

Antes de que los fanáticos de Xbox se adentren en celebraciones revueltas y desempolven el viejo "vamos a Berlín, Beppe Pizzuti" (lo sabemos, esta broma huele a viejo. Y paramos aquí, que es mejor) debemos recordar que no todas las menciones son positivas, de hecho. Es muy probable que los "oponentes" de Xbox One X hayan contribuido a este resultado en Redmond, alimentando la controversia y las discusiones sobre cuál será la consola más poderosa jamás lanzada en el mercado, a la que inevitablemente regresaremos en un próximo editorial más editorial.

En resumen, el gráfico tiene poco que decir quién ganó. Pero lo suficiente para saber quién perdió.

Y haber perdido es sin duda Sony. La casa japonesa, como hemos visto, se acercaba al evento de una forma aún mejor que la vista hace 365 días -en el año de Uncharted 4, para dar una idea- y quizás también por eso ofreció una actuación algo apagada. . No inédito, solo un gran juego (Insomniac's Spider Man, que ocupa el tercer lugar en el ranking de los juegos más mencionados) y en definitiva, poco de lo que habitualmente ha mostrado Sony en los últimos años - o anuncios sorpresa y muchas novedades, también en después de dos años. El consuelo que incluso un DLC de un título del año pasado como Uncharted: The Lost legacy precede al evanescente Crackdown 3 (a pesar de Terry Crews) o que todavía hay PlayStation Experience disponible: la actuación fue decepcionante, y el interés del público en su mayor parte es bajo. En resumen, salvado por el amigable vecindario Spider-Man y el cameo / revelación de Miles Morales, el difunto Spider Man del universo Ultimate.



 

De la lista de ganadores va, en nuestra opinión, un poco inmerecidamente, Bethesda también descartó. La conferencia puso en el plato media hora llena de adrenalina y anuncios fluidos, abrazando por completo la Realidad Virtual (que actualmente es un nicho de mercado sin amo, donde la casa de software estadounidense realmente puede convertirse pez grande en un estanque pequeño, pero creciendo) y demostrando una concreción inigualable, dado que estos son todos títulos disponibles en breve. ¿El problema? Skyrim aún se mantiene firme, a pesar de haberse estrenado (o está a punto de hacerlo) en cualquier plataforma que haya atravesado el salón en los últimos seis años y a pesar del excelente tráiler de Wolfenstein 2, que aún corresponde al pico más alto de menciones obtenido. por Bethesda. El quinto capítulo de The Elder Scrolls es, con mucho, aunque lo más comentado de la presentación, y desde este punto de vista sólo se puede hablar de un paso en falso. Realmente una lástima, que sin embargo proporciona una primera pista en apoyo de una tesis que el escritor viene apoyando desde tiempos insospechados (lo hablamos con motivo del artículo previo a la conferencia de Sony).

 

Gráficos en mano, volviendo a la casa de Bill Gates nos damos cuenta de que Microsoft también ha registrado un medio fracaso. Dado que por lo que la casa Redmond está intentando hacer en el mercado era imposible que fueran los primeros en mantenerse firmes - repetimos, quien está convencido de que Xbox necesita exclusivas no entendió el proyecto de Microsoft y, en última instancia, cómo funciona la industria, dado que en 2015 PlayStation 4 se vendió mejor que la competencia sin nada excepcional en la alineación, lo más destacado tenía que ser Project Scorpio, también conocido como Xbox One X.




Para obtener más información:
Xbox One: ¿inevitablemente segundo?

Pero el público se mostró en contra del monstruo de Microsoft el mismo interés registrado para Assassin's Creed Origins (el título más comentado de todo el evento, con el debido respeto a quienes dieron la serie por muertos) y definitivamente ha mostrado más entusiasmo por el mencionado Terry Crews, por la interesante The Last Night y incluso para el Porche previsualizado en el escenario de la conferencia, un intento, debemos admitirlo, extremadamente valiente por parte de Microsoft y de la empresa alemana. Más que inevitablemente segundo, en este caso la pandilla de Phil Spencer es inevitablemente tercero.

 

Discurso similar para EA, que si bien durante la conferencia logró poner a A Way Out en el centro de atención, hemos visto estar empatado con Ubisoft y detrás de Nintendo como se menciona. Sin embargo, interés en A Way Out colapsó casi inmediatamente después de la conferencia, tanto es así que en el ranking general de los juegos más mencionados está por detrás de Fifa 18 - revelado entre otras cosas incluso antes del E3 real - y otros títulos ciertamente no con un impacto sensacional (ya que ya están en el mercado por tiempos insospechados) como Breath of the Wild y Rocket League. En la práctica, solo el cuarto lugar del citado ranking permanece ocupado por Anthem y poco más de la conferencia del gigante estadounidense, sobre todo teniendo en cuenta que en un período en el que la marca Star Wars debería estar en pleno apogeo, Battlefront II está ser menos interesante (para el público) de Wolfenstein II, de Dragon Ball Fighter Z (excelente sorpresa y bien recibida por los espectadores, por cierto) y también del antiguo Skyrim.

 

el infame ranking de los juegos más mencionados

 

En resumen, el E3 de este año es un trato entre Ubisoft y Nintendo: neto de las consideraciones editoriales que podríamos hacer en este punto; como se mencionó, hemos decidido mantenerlas fuera de razonamiento, pero solo podemos reconocer cuánto Ubisoft ha dio espacio a los hombres detrás de sus proyectos, incluso antes de los proyectos en sí, las dos casas realmente van de la mano este año, y no solo gracias a Mario + Rabbids Kingdom Battle. Se trata de Metroid Prime 4 -de la que hemos visto prácticamente el equivalente a una imagen jpeg- para competir con el faraón de esta edición de la feria, Assassin's Creed Origins, el primer puesto en la parte superior de la lista de los títulos más comentados. Y fuera del podio las dos casas suelen estar cerca una de la otra, con Beyond Good & Evil 2 a cazar el inmenso Mario Odyssey (en el que pasaremos algunas palabras cuadro por cuadro muy pronto) y Skull & Bones para preceder al capítulo de la Nintendo Switch de Kirby.

Es difícil decir cuál de las dos casas ganó realmente en este momento. Lo cierto es que el público ha reiterado una cosa: quieren (de hecho, queremos) sueños, no realidades sólidas.

No es una coincidencia y no debe eclipsar el hecho de que una serie como Metroid, que no es el vendedor de sistemas por excelencia, de hecho, un producto de nicho - ha logrado posicionarse tan alto sin mostrar ni el humo ni el asado proverbial. Y lo mismo ocurre con Beyond Good & Evil 2, otro título recuperado del umbral del vaporware para el que al final solo se vio un tráiler. La lección a aprender es la siguiente: E3 es el videojuego equivalente a la campaña electoral, y gana quien hace las mejores promesas. No importa si salen dos, tres o cuatro años después del anuncio.

A nuestra manera, solo podemos decir que este duopolio franco-japonés también se refleja en la opinión que surgió en nuestros We Love Videogames.

Añade un comentario de Especial E3 2017: ganadores y perdedores
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.