The Witness Review

Quien soy
Aina Prat Blasi
@ainapratblasi
Autor y referencias

Cuando un título cobra éxito es normal que ante el anuncio de un nuevo proyecto por parte de su creador, los usuarios del videojuego se pongan en alerta y empiecen a querer involucrarse cuanto antes. Y este es precisamente el caso de El Testigo, nuevo juego de rompecabezas de la mente que dio a luz Braid, Jonathan Blow, que casi 8 años después regresa con una nueva aventura que pondrá a prueba tu coeficiente intelectual
Disponible en PC e PlayStation 4 al precio de 39.99 €, aquí tienes la reseña de The Witness.



 

Versión probada: PlayStation 4

Tenemos que regresar
La jugabilidad del juego se basa en una única mecánica que es el comienzo de los acertijos a resolver

Con The Witness Jonathan Blow definitivamente cambia de registro en comparación con el pasado, ofreciéndonos una aventura en 3D en primera persona ambientada en una isla misteriosa, donde cada uno de nuestros pasos estará marcado por la resolución de acertijos. No se sabe por qué estamos ahí y ni siquiera cuál es nuestra misión., si no adivinamos algo tratando de averiguar algunos detalles que nos ayuden a entender lo que está pasando y posiblemente a encontrar una ruta de escape. En comparación con otros exponentes del género, que abordan el tema de los juegos de puzzles en primera persona, The Witness se diferencia bastante claramente de títulos como [Portal], El Principio TalosLa fuga de Ethan Carter o Pneuma: aliento de vida, donde hubo un fuerte componente narrativo que actuó como una "guía" a lo largo del juego. Aquí nos encontraremos en lo "salvaje", abandonados a nosotros mismos y a nuestro sentido de supervivencia para explorar cada rincón de una isla que esconde más que un secreto y dependerá de nosotros reconstruir las piezas de este intrigante enigma.
La jugabilidad del juego se basa en una única mecánica que es el comienzo de los acertijos a resolver: tendremos que interactuar con paneles en los que trazar una línea siguiendo un camino "determinado" dentro de una cuadrícula, desde un punto "A" hasta un punto "B", para activarlo e iniciar el siguiente evento, tanto este abrir una puerta o encender un terminal.



 

La cautivadora simplicidad de este juego se ve socavada por la inclusión de algunas reglas variables. el cual será respetado para identificar el patrón correcto a seguir y que nos permitirá completar el camino. Una carga adicional para el éxito de nuestro trabajo será la falta de una clave de lectura que facilite el proceso de resolución, lo que nos obligará a pensar fuera de la caja, ejerciendo presión sobre nuestras habilidades cognitivas para encontrar la solución. No solo eso, dependiendo de cómo decidamos visitar la isla, se nos presentará a los distintos tipos de paneles, con resultados que irán creciendo gradualmente en dificultad, mezclando las distintas reglas, obligándonos a utilizar todos los conocimientos previos que han asimilado resolviendo los paneles anteriores. Estos, a su vez, se dividen en dos tipos: los basados ​​en la lógica y los basados ​​en la observación. En el primero tendremos que confiar en los elementos presentes en la cuadrícula. Van desde dividir algunos símbolos en partes iguales, hasta volver a ensamblar figuras geométricas que recuerdan las piezas de Tetris (quizás los acertijos más castigadores de todo el juego), hasta completar el camino pasando por puntos específicos antes de concluir la línea. Esto último, por otro lado, dificultará nuestra capacidad para captar cada detalle que nos pueda ayudar a entender el camino a seguir. Una vez podría ser la posición de una fruta en un árbol, otra la sombra de un objeto que traza nuestra "ruta de escape", en definitiva, nada debe darse por sentado si se quiere llegar al final.


El verdadero misterio es cómo no rompes todo
The Witness logra ser de una maldad única y no dará ningún descuento a nadie.

El Testigo se las arregla para ser de una maldad única y no dará ningún descuento a nadie. Aunque tomado por la desesperación ante el más irresoluble de los enigmas, cada obstáculo se convertirá en un tumulto de imprecaciones hacia las más variadas divinidades, llevándonos a refinar todos los sentidos y a empujarnos a retorcidas elucubraciones mentales para explorar todas las posibilidades. También habrá situaciones en las que te encontrarás a punto de darte por vencido o, más mezquino, de depender de alguna solución en línea, y en estos casos, solo tendrás que confiar en tu fuerza de voluntad que te recompensará durante el descubrimiento. de la solución, un momento "sagrado" y sumamente gratificante, que te motivará a seguir adelante para resolver el siguiente. Experimentación, ensayo y error, será el mantra a seguir para familiarizarnos con los cientos de paneles con los que tendremos que lidiar. e incluso una vez que abramos el camino al posible epílogo todavía tendremos muchos secretos por descubrir que por resolver, según el propio Jonathan Blow, tomará más de 100 horas. Una cifra increíblemente alta pero al mismo tiempo plausible y en línea con nuestros resultados que nos vieron terminar la "misión principal" en aproximadamente 20 horas, un tiempo completamente sujeto a variaciones basadas en las habilidades del jugador individual.


 

Sin proporcionar ningún spoiler, también es correcto hacer una aclaración sobre el "final" del juego y el propósito de nuestro viaje. De manera completamente similar a otro título que hemos tenido la oportunidad de apreciar fuertemente en los últimos meses, Su historia, también The Witness elige el camino de la interpretación libre, posponiendo posibles teorías sobre el juego en las distintas comunidades de Internet en las que es posible encontrar interesantes elementos de reflexión también en los distintos archivos de audio que se pueden recopilar en la isla, y que si se juegan permiten escuchar algunas citas de famosos personas, que de alguna manera, en su cripticidad, nos brindarán algunos detalles más y en algunos casos algunos elementos sobre la resolución de los rompecabezas (para dar un ejemplo práctico en un monólogo hablamos de la percepción de objetos desde un punto de vista preciso). punto de vista, y en el enigma tendremos que posicionarnos de cierta manera para resolverlo).


Arte digital
The Witness es una obra de estilo que viaja a medio camino entre el refinamiento low-poly y el refinamiento gráfico

The Witness fascina no solo por su aura de misterio que lleva consigo de principio a fin, sino también por gracias a su atractivo estético. De hecho nos encontramos ante un trabajo de estilo que viaja a medio camino entre el low-poly y el refinamiento gráfico. El viaje a la isla nos llevará a explorar diferentes áreas de un pequeño mundo abierto tan bien caracterizado y perfilado para pintar un mundo que parece suspendido en el tiempo., inmóvil, casi etéreo. El jugador, que se adentra en las "profundidades" de la isla, será abrazado por sus colores pastel, inmerso en entornos donde la mano del hombre y la naturaleza se funden en vistas casi impresionantes. Para hacer esta aventura aún más inmersiva existe la ausencia total de una banda sonora., utilizando solo el audio ambiental, que en algunos casos también se convertirá en una parte integral del juego y será necesario aguzar el oído para resolver ciertos acertijos. También en este caso, en cuanto a la falta de hilo narrativo, el silencio de The Witness es una elección fuerte y arriesgada, pero a la vez convincente, precisamente por su capacidad de casi alienar al jugador y capturarlo por completo en sus atmósferas. .


 

Como se mencionó, el único componente narrativo presente en los registros de audio lo ofrece un acto compuesto por actores de primer nivel, entre los que también encontramos la presencia de "rostros conocidos" en el campo del juego, como Ashley Johnson, la Ellie di The Last of Us o Phil LaMarr, la Marvin di Pulp Fiction, también conocido por los fans de Metal Gear, por dar voz a Vamp in MGS 2.
Los pocos textos que encontraremos, mayoritariamente los subtítulos de los archivos de audio, Estoy traducido a otros idiomas, aunque existen algunos errores de sintaxis y problemas con los caracteres acentuados, las manchas menores y se pueden resolver fácilmente mediante un parche.

Veredicto 8.5 / 10 En comparación, la isla de Lost es un patio de recreo para niños. Comentario The Witness es otro valiente experimento de Jonathan Blow, que sale victorioso en nuestro análisis. Para afrontar el viaje a la misteriosa isla de The Witness necesitas estar preparado para cualquier cosa y ser consciente de las muchas dificultades que puedes encontrar en el largo viaje que te separa al final. Al mismo tiempo, el último esfuerzo de Blow no es un título para todos. La ausencia de una trama que actúe como leit motiv o de la banda sonora puede convertirse en un obstáculo para quienes, en un juego, buscan algo más que una jugabilidad o una experiencia más concreta a nivel narrativo. Hasta los acostumbrados a los "platos preparados" están advertidos: El Testigo es un título que con sus enigmas no otorga descuentos de ningún tipo, y arriesga con su dificultad para poner en crisis a quienes no están abiertos a ciertos tratamientos desamorosos. Si decide emprender este viaje, The Witness lo estimulará y cada pequeño paso que dé en la isla será bien recompensado. El único inconveniente es el precio de lanzamiento, que, rozando los 40 euros, se sitúa en un rango decididamente alto en comparación con otros títulos destinados únicamente al mercado digital. Pros y contras ✓ Excelente caracterización ambiental
✓ La isla es un lugar fascinante
✓ Rompecabezas desafiantes y nunca banales x Dificultad general muy punitiva
x Ausencia total de narración y banda sonora.
x Alto precio por título digital


Añade un comentario de The Witness Review
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.