Revisión de Dragon Ball Z: Colección Budokai HD

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
Autor y referencias

Han pasado once años desde el lanzamiento del primer Dragon Ball Z: Budokai en Playstation 2 (aterrizado en 2003 también en Nintendo GameCube), título que gozó de un éxito de crítica generalizado e inauguró la serie Budokai de juegos de lucha vinculados a la ópera. Akira Toriyama. Pasando por un segundo capítulo bastante controvertido y un tercer capítulo a menudo referido como uno de los mejores videojuegos inspirados en la franquicia Dragon Ball, la serie llegó a Playstation Portable en 2006 con dos spin-offs: Shin Budokai (cuyo modo historia se basa en la película "El guerrero diabólico del inframundo") y Shin Budokai 2, ambientada en el futuro alternativo de Trunks. Después de estas últimas apariciones en la generación anterior, sin embargo, la serie ya no ha encontrado espacio hoy, al menos hasta el anuncio de este. Colección Dragon Ball Z: Budokai HD, que contiene la primera y tercera entrega de la serie principal de Budokai. ¿Namco Bandai se limitó solo a seguir lo que ahora parece una moda, lanzando viejas glorias al mercado, o hizo bien los "deberes", lanzando al mercado títulos restaurados adaptados a la generación actual?



VERSIÓN PROBADA: PlayStation 3

Cuando decimos "no hay dos sin tres"

Una cosa debe decirse de inmediato: llamar a Dragon Ball Z: Budokai HD Collection una "colección" real sería incorrecto, ya que el segundo capítulo no está presente, oficialmente porque esto representa una especie de punto de ruptura dentro de la serie y por lo tanto a Namco Bandai le pareció más apropiado insertar solo el primer y tercer capítulo, que de hecho es la verdadera "secuela" de Dragon. Bola Z: Budokai. Aunque Budokai 2 representa para la serie un poco lo que Devil May Cry 2 fue para el ssaga homónimo, o la clásica oveja negra de la familia, habría sido interesante ver un renacimiento especialmente por la gran cantidad de personajes "y si". en este capítulo (como la fusión entre Yamcha y Tenshinhan o Majin Buu después de haber absorbido a Freezer o Cell) o se introducen disfraces especiales (entre todos hay que recordar sin duda a Creeza, el hijo de Freezer sacado del manga cómico Nekomajin). En definitiva, a pesar de no estar entre los puntos más altos de la serie, Budokai 2 habría embellecido esta colección con un título cuyo atractivo los fanáticos de la saga probablemente no se habrían resistido, aunque solo fuera por la simple curiosidad de ver y probar estos inéditos. caracteres.



Los Saiyajin son una raza guerrera incluso en HD

Dragon Ball Z: Budokai presenta varios modos de juego. Además del modo Historia, es posible jugar contra la CPU u otro jugador seleccionando el ítem Duelo (también es posible ver la pelea entre dos personajes controlados por la CPU para aprender a jugar observando), o enfréntate al clásico torneo de artes marciales en World Clash Voice, además de los modos Entrenamiento y Modificación de habilidades, que te permite comprar y personalizar los movimientos de los personajes. El modo Historia cubre las tres primeras sagas de Dragon Ball Z, a saber, la de los Saiyans, la que se desarrolla en Namek y la saga de los Androides y las Células. Cada una de estas sagas se divide en capítulos, que consisten en una secuencia animada inicial, un sesión (generalmente una pelea, pero a veces también minijuegos, como cargar la energía del Soul Cannon de Piccolo o sostener a Raditz para que pueda ser golpeado) y una escena final. Los videos generalmente están tomados del anime original y son fieles a este en la representación, aunque adolecen de algunas incertidumbres (e incluso algunas meteduras de pata) en la adaptación de los subtítulos, problemas presentes desde la versión original del título. Una vez que hayas completado el modo Historia por primera vez, es posible jugar capítulos adicionales que, si se completan, desbloquean películas o finales alternativos para las sagas correspondientes.
El paquete de videojuegos empaquetado por Dragon Ball Z: Budokai 3 tiene algunos puntos de contacto con el del otro título, pero tiene muchas diferencias. El modo de duelo y entrenamiento se mantiene sustancialmente sin cambios, se agrega la posibilidad de enfrentar el torneo mundial en multijugador local con otros siete jugadores y el enfoque del modo historia se modifica fuertemente. Primero que todo esto, aquí rebautizado como "Universo del Dragón", ya no está estructurado en sagas y capítulos, sino que se compone de diferentes campañas, cada una asociada con un personaje de la lista (con la excepción de los villanos y algunos otros personajes menores, por ejemplo Goku boy, sacado de la primera serie de Dragon Ball), que abarca prácticamente toda la obra y toca también la primera serie y Dragon Ball GT. Al jugar una campaña por primera vez, será posible enfrentar la historia clásica de Dragon Ball desde el punto de vista del personaje principal, desbloquear nuevos personajes, movimientos, objetos y transformaciones para él y aumentar su nivel y luego "gastar". La experiencia apunta con el fin de incrementar algunas características de este, como el ataque o la capacidad de manejar la fuerza espiritual, dando algunas pinceladas al estilo RPG al juego. Volver a jugar la campaña introduce algo de trama y variaciones, que pueden tener diferentes efectos: algunas simplemente hacen que la historia sea menos repetitiva, mientras que otras te permiten acceder a nuevas habilidades y personajes. Todo se aborda con un enfoque de mundo casi abierto, donde el protagonista elegido sobrevuela el mapa (que reproduce el Land of Dragon Ball también en los escenarios y edificios, como la Kame House o el West City, o en algunos momentos de la campaña representa el planeta Namek) visitando los lugares que te permiten encontrar objetos, recolectar las bolas de dragón (que te permiten desbloquear coleccionables y objetos especiales) o continuar con la historia. El precio a pagar por toda esta variedad es la ausencia total de secuencias animadas, por lo que la historia se cuenta mediante secuencias estáticas en las que los personajes hablan a través de nubes de texto. Otra adición es el modo "Dragon arena", en el que los personajes pueden acumular puntos de experiencia luchando con oponentes de nivel superior controlados por la CPU o contra los personajes de otras personas, ingresados ​​a través de las contraseñas adecuadas.



El tiempo se acaba, pero nunca tan rápido como Freezer

Dragon Ball Z: Budokai siente todo el peso de sus once años, tanto desde el punto de vista de la jugabilidad como desde el punto de vista gráfico. El juego ha envejecido realmente mal: los menús parecen vacíos y demasiado esenciales, los entornos del juego a menudo están desnudos y las animaciones de los personajes parecen leñosas y, a veces, casi antinaturales. El trabajo de remasterización, sin embargo, acentúa aún más estos defectos, ya que Dimps se ha limitado prácticamente a aumentar la resolución del juego, todavía usando los viejos polígonos. El resultado es, en última instancia, rayano en lo grotesco, con Goku y compañía pareciendo muñecos construidos en pongo. Otro punto delicado son los menús y las películas de interludio, que además de sufrir este "efecto plastilina" no se han convertido a 16: 9, por lo que se muestran en un 4: 3 en el que las bandas laterales están cubiertas por "cortinas ". Pero dejando de lado las cuestiones puramente estéticas (donde como se mencionó la "cara" del juego aparece surcada por muchas arrugas) también el sistema de batalla parece bastante anticuado, sobre todo si lo comparamos con el de otros juegos de lucha en las reuniones o, trivialmente, con el siguiente capítulos de la serie. Mientras juegas, puedes vislumbrar el esqueleto básico que distingue a la serie Budokai, pero este carece de varias costillas, como la capacidad de lanzar ataques de energía y remates a voluntad (antes de realizarlos es de hecho necesario anotar el combo de patadas y puñetazos) o ejecutar esquivas desde pararse en lugar de las paradas comunes, y también existe la posibilidad de evitar los ataques de los enemigos "teletransportándose" detrás de ellos. A todas estas deserciones hay que sumar entonces obviamente lo dicho anteriormente con respecto a las animaciones de los personajes, que acentúan aún más la sensación de yeso general que da a la jugabilidad, y un roster limitado a las tres primeras sagas del anime. excluyendo prácticamente a todos los personajes de la saga de Majin Buu (excepto Mr. Satan y Great Saiyaman, que en este sentido son infiltrados). Por otro lado, casi todos los personajes presentes tienen diversas transformaciones, algunas de las cuales ya no han aparecido en títulos posteriores de la serie Budokai (como la forma perfecta de Cell con músculos hinchados o los distintos niveles de Kaiohken para Goku). Resumir esto no justifica las deficiencias del título ni lo hace menos anticuado, pero ciertamente puede ser un incentivo para que el jugador pruebe el juego de todos modos, sabiendo bien con lo que se va a encontrar. En última instancia, Dimps, sin embargo, se limitó a un mero restyling gráfico, sin hacer nada memorable, sin agregar nuevos extras ni al nivel de funcionalidad (y en este sentido un multijugador en línea tal vez hubiera alentado a más a jugar el título) o en el nivel de contenidos, proponiendo de hecho la misma oferta de hace once años, incluyendo también los defectos relacionados con la localización occidental de los subtítulos de la escena.



Ok planeta, dame esa estúpida energía

Dragon Ball Z: Budokai 3 por otro lado prácticamente no ha envejecido a pesar de que han pasado nueve años desde la fecha de lanzamiento: incluso después de todo este tiempo sigue siendo una de las mejores experiencias de videojuego con la obra de Akira Toriyama, y ​​es sin duda el mejor capítulo de la serie (no es casualidad que el dos Shin Budokai para Playstation Portable prácticamente se refieren a esto en su totalidad). En la transición a la alta definición la calidad gráfica del juego, sin tocar niveles excelentes ni alcanzar los resultados de Dragon Ball Z: Burst Limit (el único otro juego de lucha de Dragon Ball con ambientación similar de esta generación, también desarrollado por Dimps) está a la altura de la generación actual, también gracias a la elección original de hacer todo en cel shading en lugar de utilizar modelos poligonales. Desde este punto de vista el único inconveniente sigue siendo el mal trato recibido por los menús del juego, replanteados como en el caso de Dragon Ball Z: Budokai 1 con resolución 4: 3 y bandas negras enmascaradas por "cortinas digitales". Yendo al "corazón palpitante" de la experiencia, que es la jugabilidad, esto se mejora significativamente en comparación con el otro capítulo de la colección, introduciendo varias mejoras (esquivar, teletransportarse, la capacidad de realizar movimientos especiales como el Kamehameha en cualquier momento de la pelea ...) y agregando otros aspectos tomados de los juegos de rol como el uso de objetos (como el Senzu, los frijoles mágicos que restauran el aura y la salud) o habilidades pasivas, que pueden tener los efectos más dispares, como aumentar el consumo de aura para ambos jugadores o aumentar las estadísticas base del personaje. Aunque todo esto no es un aspecto fundamental del juego, añade más diversión a la experiencia, sobre todo porque encaja casi a la perfección con las diferencias que existen entre los distintos personajes en cuanto a aura disponible al inicio del encuentro y moveset: el El jugador más "Hardcore" está llamado no solo para encontrar el personaje con el que tiene mayor comprensión y mejorarlo de acuerdo con su estilo de juego, sino que también debe tener en cuenta las cápsulas (objetos y habilidades pasivas) disponibles, y mezclar junto con las técnicas del personaje, estas también se hacen como cápsulas para equipar, teniendo en cuenta los espacios de inventario que se pueden ocupar con estas. Al final de la feria, también aquí Dimps se limitó a volver a proponer una transposición con mayor resolución del título antiguo, sin agregar nada en términos de contenido (aquí la ausencia del multijugador en línea parece aún más grave, combinada con la arena del dragón podría haber dado mucha satisfacción a los fanáticos), pero a diferencia del caso de Dragon Ball Z: Budokai logra evitar el claro rechazo gracias al gran trabajo realizado hace nueve años.

Veredicto 6/10 Ok planeta, dame esa estúpida energía Comentario Dragon Ball Z: Budokai HD Collection es, desafortunadamente, un simple resurgimiento de los dos títulos originales con la única diferencia de una resolución más alta. La adaptación a la generación actual se limita a algunas mejoras gráficas (que no toca menús y escenas de corte y en general no convence en Dragon Ball Z: Budokai y "vive de los ingresos" en Budokai 3) y la introducción de trofeos y logros, sin ni siquiera insertar los particularmente exigentes. La compra generalmente se recomienda solo a los amantes de los dos títulos propuestos y extendidos, con la debida precaución, a los amantes de Dragon Ball, sabiendo bien qué esperar del trabajo realizado por Dimps y Namco Bandai. Pros y contras Budokai 3 apenas ha envejecido
El modo "universo del dragón" es vasto y duradero x El primer Budokai muestra todo el peso de sus 11 años
x Al carecer de Budokai 2 es impropio hablar de colección
x Remasterizar el trabajo no especialmente cuidado
x La falta de multijugador en línea pesa mucho


Añade un comentario de Revisión de Dragon Ball Z: Colección Budokai HD
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.