close
    search Buscar

    The Stillness of the Wind Review - Videojuego epistolar

    Visitados Populares Recientes Discutidos Valorados Compartidos
    Quien soy
    Aina Prat Blasi
    @ainapratblasi

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido


    De brisa a tormenta.

    Esperando una carta, un paquete, un mensaje, es una emoci√≥n espasm√≥dica, que crece cuanto m√°s se acerca el presunto momento de la entrega y estalla si cruza la l√≠nea que nos hab√≠amos impuesto como ultim√°tum. Coy√°n C√°rdenas, tambi√©n conocido como Memoria de Dios, sintetiz√≥ esta emoci√≥n en La quietud del viento, para crear un modelo narrativo sin precedentes. No somos nosotros los que nos vamos hacia la narraci√≥n, ser√° ella quien llegue virtual d√≠a tras d√≠a virtual, junto a un viajero con quien se establecer√° una inevitable relaci√≥n de afecto mutuo. Una novela epistolar interactiva, pl√°cida y c√°lida, sobre la que, sin embargo, la sombra larga y l√ļgubre de un mundo del que nuestro Talma quer√≠a aislarse, el √ļnico miembro de su familia que nunca quiso mudarse a la ciudad.



     

    Versión probada: Nintendo Switch

    Los dolores del anciano Talma

    Una vida solitaria, pac√≠fica y casi resignada, rodeada de recuerdos que se convierten en su √ļnica forma de contarse en primera persona. Una caracterizaci√≥n con muchos y fundamentales puntos ciegos, s√≥lo parcialmente iluminada por la correspondencia diaria que recibe de sus familiares. A trav√©s de su forma de escribir somos capaces de imaginarlos y darles casi un rostro, enmarc√°ndolos en el tejido social de un mundo trastornado por hechos del pasado reciente. Hay una construcci√≥n constante y procedimental de la misma en nuestra mente., a trav√©s de pistas y suposiciones. Un juego de implicaciones donde el jugador es un espectador y Talma es una b√≥veda impenetrable de la vida real. Hablamos de ni√Īos que nacen sanos, "con diez dedos", como un hecho excepcional, personas que han desaparecido en el aire y colonias lunares, pero tambi√©n de fiestas, pol√≠tica y simple normalidad. Letra tras carta nos encontramos cada vez m√°s curiosos, pero con la respiraci√≥n pesada de quien est√° inhalando un gas inodoro que lleva a la paranoia. Hay algo inquietante en el avance de la obra, a pesar de su aparente ligereza. No hay sensaci√≥n de un mundo al borde del colapso, sino de una grieta profunda e irreparable.



    C√°rdenas logra romper la narrativa en peque√Īas historias cotidianas que no influyen en nuestra rutina, pero logran apesarla o aligerarla emocionalmente.

    La buc√≥lica vida cotidiana fluye, calentado por un sol suave y por los colores envolventes que pintan la extensi√≥n de arena del valle, entre agricultura y crianza, comidas frugal y recolecci√≥n de hongos, esperando la llegada de nuestro amigo, el √ļnico ser humano que ahora se aventura hasta la finca de la anciana. √Čl siempre tiene una buena palabra para nosotros, una an√©cdota que contar, correo para entregar y productos para intercambiar. un sistema microecon√≥mico muy inteligente y delicioso. Las pocas actividades a realizar son aut√©nticos rituales que exorcizan la ansiedad ante la llegada de una nueva carta. Una rutina compuesta por peque√Īas acciones y algunos eventos inesperados, construida con extrema sencillez l√ļdica pero fundamental para crear un v√≠nculo emp√°tico con los mayores. Percibes f√≠sicamente las limitaciones de su edad, su ritmo lento, el esfuerzo de cavar la tierra, los d√≠as demasiado cortos terminaron con un bostezo que libera toda la fatiga e infecta al jugador. Sentados en el viejo sill√≥n despu√©s de cenar, nos encontramos leyendo un cuento, releyendo ciertas letras, simplemente pensando y reflexionando. La noche es demasiado oscura, incluso si a menudo se encuentra paseando por simple curiosidad, y un rifle apoyado contra la caba√Īa lechera est√° all√≠ como una advertencia de posibles amenazas ocultas.

    Sin embargo, el sue√Īo no es un mero punto de rescate, sino una puerta de entrada al subconsciente. Sue√Īos grotescos, ahumados, industriales, capaces de salir conmovidos por su impacto emocional sin transmitir ni mostrar nada expl√≠cito, pero esparciendo como una infecci√≥n entre nuestros pensamientos. Sin embargo, es el viento el que habla claramente, la primera brisa ligera y perfumada que pareces sentir en tu cabello y en tu rostro, y luego montar cada vez m√°s en paralelo con las emociones, la impotencia de vivir demasiado lejos las tragedias de nuestra familia; hasta enfurecer cubriendo el cielo con nubes plomizas, llenas de lluvia y arrepentimientos. Estamos abrumados por el poder de ciertas frases, por la duda, por la espera. Angustia y alivio, esperanza y resignaci√≥n, tangibles a pesar de sus limitadas dimensiones f√≠sicas compensadas por ilimitadas praderas emocionales.



    Veredicto 8/10 Delicatissimo - cit. Comentar La quietud del viento es una obra que hay que vivir, una puesta de sol para admirar con el pesar de haber perdido el d√≠a anterior, imagin√°ndola mirando fotograf√≠as tomadas por otras personas. Es un arte contempor√°neo, conceptual y poderoso en su delicadeza, inolvidable para quien lo aborda con la predisposici√≥n justa, sincronizando el latido del coraz√≥n a su ritmo y dedic√°ndose un pu√Īado de horas a s√≠ mismo. Pros y contras ‚úď Narraci√≥n epistolar de gran impacto
    ‚úď Construcci√≥n de un mundo c√°lido y angustioso en igual medida x Talma vive los hechos de una manera demasiado distante, aparentemente


    A√Īade un comentario de The Stillness of the Wind Review - Videojuego epistolar
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.