Switch Special: la consola post-social que no necesita desafiar al iPad


Desde su f√°brica de maravillas, Nintendo deja caer otro as en su historia, provocando al ni√Īo interior de cada jugador con un fetiche magn√©tico que apunta a hacer solo una cosa bien (sobre todo): dejarnos jugar.

Exactamente una semana Hace usted pudo leer, en estas mismas p√°ginas, los delirios, las ideas de un hombre que hace multitarea y todo en uno. una raz√≥n para vivir. El amigo y colega Pietro Iacullo ha pintado Switch como una consola que podr√≠a ser pero no quiere, que "no funciona lo suficiente", como leo a menudo en mis informes escolares. Inmediatamente el ri√Īa, tanto en nuestra p√°gina de Facebook como en el grupo relacionado, entre los que le dieron el clickbaiter y los que apoyaron sus ideas.



Hoy quiero llevarte al otro lado de la valla, exponiendo el punto de vista de un jugador que solo hace una cosa con una consola: para qu√© fue dise√Īada originalmente

As√≠ que si√©ntese y despl√°cese por esta p√°gina web en el navegador de su Switch. Estaba diciendo, es s√°bado por la ma√Īana, pijama puesto, galleta en una mano y tel√©fono inteligente en la otra, disfruta de esta lectura con un alto √≠ndice de nintendaridad, ¬°pero tambi√©n de sobria objetividad!


Para obtener más información:
Por que Nintendo Switch no puede (¡todavía!) Reemplazar mi iPad

Religiosamente esencial

"Culto" es una palabra que a menudo se usa de manera inapropiada y que se puede rechazar y subyugar de muchas maneras.. El verdadero objeto de culto es un bien material que entra en el imaginario colectivo y nunca lo abandona a pesar de los avances tecnol√≥gicos que tarde o temprano lo har√°n obsoleto, desmaterializ√°ndolo de las estanter√≠as de los centros comerciales, sin desaparecer jam√°s en los pliegues del tiempo. Pues s√≠, bonitos coches modernos con sus comandos de voz, ayudas a la conducci√≥n y 5 estrellas Euro NCAP, pero un Jaguar E-Type ser√° recordado hasta que nos autodestruyamos. Pietro mencion√≥ el Walkman, por cierto, ingenioso y seminal reproductor de casetes de audio producido por Sony que desde 1979 ha reinventado la forma y el lugar para disfrutar de uno de los bienes m√°s preciados creados por el hombre: la m√ļsica.



Extremadamente peligroso, pero culto, desde el pelo alborotado hasta los patines ...

 

Ah√≠ est√° Sony, un modelo de culto en el mundo de los reproductores de m√ļsica ...

Avanzando r√°pido y permaneciendo siempre en el mismo campo, el iPod de Apple es definitivamente otra marca de cincel en la historia de la industria y en nuestras vidas (de los nacidos en los 90 sobre todo), hasta que fue incorporado por el iPhone m√°s popular y vers√°til. Todo lo que ayer fue un icono, hoy se ha incorporado a smartphones y tablets, desde el PC (ahora hay quienes trabajan pr√°cticamente solo con el tel√©fono m√≥vil) hasta el palmtop, desde el reproductor mp3 hasta los videojuegos, desde los tel√©fonos m√≥viles hasta las pel√≠culas, series de televisi√≥n, libros y todo internet. Lo bonito es que este apret√≥n de todo lo que representa la tecnolog√≠a del siglo XXI, lo tenemos siempre en el bolsillo, a mano (a veces asfixi√°ndonos). Nintendo tiene esta situaci√≥n bien establecida bien bajo sus ojos, juega con ella, invirtiendo en el campo de los juegos m√≥viles m√°s para publicidad que para cualquier otra cosa, y finalmente decide lanzar al mercado una consola que realmente hace una sola cosa, permiti√©ndonos para jugar con los suyos., y de quienes los concibieron, sue√Īos despiertos llamados videojuegos.

‚Ķ ¬ŅY qui√©n lo hace con las m√°quinas? juego (madonna que trolle√≥)

Sin navegadornada aplicaci√≥n de video (cuando incluso 3DS tiene YouTube y se queda en Kioto), nada reproductor de m√ļsica (lo mismo) y, en general, no hay soporte, por ahora, para aplicaciones de terceros. Un sistema operativo ultrarr√°pido, esbeltos y muy simples como no se ven desde hace a√Īos, para ir de la mano de experiencias listas para explotar en unos segundos, solo el tiempo suficiente para presionar el bot√≥n de encendido y tocar el √≠cono del t√≠tulo donde queremos ir con un zambullida del dedo. Una fant√°stica secci√≥n de ‚Äúnoticias‚ÄĚ, casi una mini-revista virtual de tem√°tica N y una tienda online que derrama dinero con solo mirarla, gracias a una nueva dimensi√≥n h√≠brida que te hace querer jugar cualquier cosa con avidez. Por otro lado lo mismo Reggie Fils-Aime, en los d√≠as del lanzamiento mundial, hab√≠a manifestado que Switch es una m√°quina nacida casi exclusivamente para jugar, sin embargo aludiendo a di√°logos ya iniciados con empresas como Netflix e Amazon para completar la oferta h√≠brida. Entonces, ¬Ņpor qu√© no avanzar antes e integrar todo desde el primer d√≠a?



... todo lo dem√°s parece superfluo, ¬Ņno crees?

 

Porque Switch no es una tableta y no deber√≠a haber sido confundido con otra plataforma multimedia, ya que hay cientos de ellas., en las estanter√≠as y en nuestros hogares, sobre todo despu√©s del sensacional ruido sordo de Wii U, producido por demasiadas interpretaciones, nunca desenredado por una Nintendo aturdida. El p√ļblico, como no era nada obvio, acogi√≥ con los brazos abiertos el producto, un producto para gamers incondicionales, familiares y casual, con una filosof√≠a 0-99 que es la fuerza y ‚Äč‚Äčel valor de Nintendo. ¬ŅPor qu√© dig√°moslo? una vez que abres la caja y la tomas en tus manos, con sus componentes desmontables estilo Transformers, ese "clac" casi pornogr√°fico en el momento del ataque de un Joy-Con, los mismos que se convierten en mini controladores para desaf√≠os r√°pidos y voraces entre t√ļ y tu mitad, familiares, hermanos, amigos, la versatilidad y rapidez con la que se convierte en una consola dom√©stica y su dise√Īo limpio, elegante e ic√≥nico como una cabina telef√≥nica de Londres, te olvidas de todo lo dem√°s y solo quieres jugar.

Una consola social, de hecho, post-social

Un producto que, por tanto, no necesita pretender ser dispositivos inteligentes., con el debido respeto a los amantes de los libros electr√≥nicos y la transmisi√≥n de video, consumidores que dif√≠cilmente se dar√≠an por vencidos en los tel√©fonos inteligentes y tabletas para poner solo el Switch en su mochila, que, adem√°s, los tiburones del sector ‚Äúinteligente‚ÄĚ se comer√≠an en la cabeza. sin problemas. Digamos para mi uno El interruptor utilizado como tableta solo ser√≠a un sustituto, con el riesgo de una mala optimizaci√≥n por parte de terceros, en un mundo dominado por iOS y Android, en el que ni siquiera EL gigante de las TI ha podido abrirse paso, eso es Microsoft con su Lumia (adivinen qu√© m√≥vil tengo), productos con alto potencial pero tratados como chatarra Serie B por quienes desarrollan aplicaciones. En resumen, un sustituto exactamente como los que lo han intentado antes que ella, especialmente piense en PS Vita, decididamente m√°s "inteligente", quiz√°s demasiado, dado que al final, incluso faltaba el soporte de software de la casa matriz.



Nintendo va m√°s all√° del concepto de redes sociales contempor√°neas, restaurando el modo multijugador local con amigos y familiares para mirar hacia un futuro optimista "post-social".

Nintendo Switch: la consola post-social

Y en una era en la que la palabra "social" representa m√°s que cualquier otra cosa dispositivos que comunican a trav√©s de un teclado que los individuos que usan el don (o en ocasiones la condena para los o√≠dos ajenos) de la palabra, donde el multijugador online est√° devastando g√©neros enteros de las cuales recordamos ahora las obras maestras de un solo jugador desvanecidas, Nintendo hace la doble ronda, volviendo a multijugador local, inherente al alma misma de la consola y nos muestra un mundo donde compartir Joy-Con (¬°vamos, hazlos correr!), conecta en LAN para excomuniones fulminantes en partidos online contra el resto del mundo, ya sean cr√≥nicos inadaptados o profesionales de eSports, madres o empleados que acaban de escapar del r√≠o en pleno tr√°fico realizado en la circunvalaci√≥n. Este sentimiento de comunidad se acent√ļa, favorece, exhorta no solo por los comerciales con los que Nintendo (finalmente) tambi√©n nos bombardea en la TV generalista, sino por el hecho de no tener otras distracciones y lujos innecesarios. Uno se siente tan atra√≠do por este objeto de deseo y todas sus posibilidades que no hace m√°s que experimentar con todos los usos posibles., por no hablar de aquellos que ya se lo han tomado de vacaciones (y lo han disfrutado, a diferencia de nuestro Webmaster).

La monomedialidad como dulce anacronismo

Nintendo es maestra de anacronismos, madre adoptiva de millones de jugadores, cruce de millones de entusiastas de la tecnolog√≠a. Pero este es un art√≠culo rom√°ntico., uno que todav√≠a lee libros de papel y tinta, que su tel√©fono celular lo volar√≠a por la ventana con cada falla de Facebook (n√ļmero uno, en realidad), que cuando migra al campo solo quiere disfrutar de un juego de vez en cuando tiempo en portabilidad lejos de los choques de la vida moderna, internet y toda su carrera. Dulce monomedialidad que distrae la vista y la mente de todo lo dem√°s., dulce fetiche al que le importa un comino realzar lo esencial, m√°quina con alma de ni√Īo. En unos meses llegar√° Netflix y probablemente toda otra serie de servicios que no me interesar√° instalar (quiz√°s relegado a un peque√Īo submen√ļ dentro de la eShop), llegar√°n actualizaciones y el servicio online (esto me est√° esperando en la puerta, sobre todo por el aspecto de la Consola Virtual), un cambio interior continuo y natural que nunca distorsionar√° su ADN como una m√°quina de juego cristalina, para todos, con todos, tal como se present√≥ al mundo.

 

¬°El mejor amigo del jugador!

A√Īade un comentario de Switch Special: la consola post-social que no necesita desafiar al iPad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.