holygamerz.com

Especial mi abuelo y Half-Life

Quien soy
Pau Monfort
@paumonfort
REFERENCIAS EXTERNAS:

FUENTES CONSULTADAS:

Valoración del artículo:

Advertencia de contenido


Una premisa

Mi infancia se desarroll√≥ a principios de la gloriosa d√©cada del 00, sobre pilares como Metal Slug, Spyro y Ratchet & Clank. Como habr√°s notado, todos los juegos que se pueden jugar c√≥modamente en consolas. Esta preferencia por las consolas (estrictamente Sony) viene de un hecho: mi casa en cuanto al uso de ordenadores siempre ha estado del lado de los malos: Apple. Jugar en Mac en ese momento era pr√°cticamente imposible, y mucho menos para un ni√Īo de cinco a√Īos: el mouse no ten√≠a el bot√≥n derecho y ni siquiera la sombra de los juegos compatibles. La vida de ese ni√Īo de cinco a√Īos, que SPOILER soy yo, sin embargo, se dividi√≥ semanalmente en dos momentos distintos: escuela a Milano hasta el viernes, y luego el fin de semana en la encantadora ciudad de Legnano, en casa de los abuelos. Este dualismo surge de un acuerdo t√°cito entre mis padres y mis caritativos abuelos, quien accedi√≥ a hacerse cargo de m√≠ para dejar que mam√° y pap√° vivieran dos d√≠as de tranquilidad, ya que, seg√ļn las cr√≥nicas de la √©poca, yo era una especie de bestia hiperactiva. Legnano, una ciudad en la zona alta de Mil√°n famosa por su sugerente castillo de Barbarroja, se hab√≠a convertido en el reinado de libertad y consuelo, donde los abuelos me llenaron de comida, atenci√≥n y me llevaron al quiosco para derrochar mi dinero de bolsillo en lamincards que ol√≠an a pl√°stico.



El viejo cassone

En el √°tico, iluminado por una luz tenue, un enorme computadora con Windows 98, que mi abuelo llam√≥ el "viejo cassone". √Čl mismo lo hab√≠a comprado, por un hecho de nostalgia mezclado con fascinaci√≥n: cuando trabajaba los ordenadores eran grandes como autobuses y para hacer una simple operaci√≥n tardaban una hora y arrojaban el resultado en una hoja perforada. El cambio a Dos y luego a Windows lo hab√≠a atra√≠do como una polilla al candelabro. Empec√© a usar la computadora fascinado por los iconos de colores y Paint. Luego descubri√≥ Minesweeper y Flipper, cuyo uso compulsivo me permitir√° convertirme en campe√≥n y vencer a todos durante las horas de computaci√≥n en la escuela secundaria. Pero no divaguemos. Un d√≠a mi abuelo me compr√≥, en total ignorancia, pero imagino, guiado en secreto por la mano del Destino, una copia de Juegos para mi computadora. Fue el numero de abril 2003. El juego que lo acompa√Īa ten√≠a una cubierta naranja oxidada con lo que parec√≠a una letra divertida del alfabeto para un ni√Īo de 6 a√Īos.



¡Aquí está el protagonista de nuestro artículo en todo su esplendor!

Se√Īor Freeman, llega un poco tarde ...

Mi abuelo no lo sab√≠a, pero ten√≠a irremediablemente condicionado m√≠a (y de ella) vida durante los pr√≥ximos 7 a√Īos. Tan pronto como instal√© el juego, lo primero que vi fue el logo de Valve, que me sorprendi√≥ mucho y todav√≠a me persigue. En los a√Īos siguientes la costumbre se convirti√≥ en un ritual: yo, Half-Life, el abuelo. Este √ļltimo se qued√≥ para asegurarse de que no romp√≠a nada de su amada computadora y que en general no comenzaba a destruir lo que estaba a mi alrededor, como de hecho el peque√Īo yo sol√≠a hacer. Lo m√°s sorprendente sigue siendo que nunca se ha escandalizado por la violencia del titular de Valve, de hecho esto lo aburr√≠a terriblemente, haci√©ndolo quedarse dormido y dej√°ndome solo, en la oscuridad del desv√°n de esa casa de Legnano, con Gordon Freeman y su palanca. El abuelo a menudo trataba de participar d√°ndome consejos como: ‚Äú¬°Dispara a esto! ¬°Destruye eso! ‚ÄĚ, Pero despu√©s de un tiempo se dio cuenta de que pod√≠a manejarlo todo yo solo. 

El factor de inmersión

¬ŅQu√© pudo haber fascinado a un ni√Īo de 5 a√Īos de ese truculento juego? Quiz√°s la trama que se desarrolla bajo tus ojos, tal vez el hecho de que pudieras interactuar como todo (menci√≥n de honor en el microondas que he manipulado varias veces), tal vez el hecho de que Black Mesa para un ni√Īo se convirti√≥ en un gran patio de recreo. De hecho, alguien reconocer√° que:


‚ÄúEn noviembre de 1998, todo cambia. De repente, todos los tiradores intentaron copiar la instalaci√≥n de investigaci√≥n de Black Mesa y su incre√≠ble sentido del lugar. Con el uso de eventos de gui√≥n para la fase introductoria del juego y la masacre de cient√≠ficos, Half-Life nos da la impresi√≥n de que este no es solo un mundo que existe √ļnicamente para darle a Gordon Freeman algo a lo que disparar.. Es un mundo en el que ha sucedido algo terrible y misterioso, y nos acabamos de dar cuenta de que nos hemos visto atrapados en el medio. Este enfoque de la trama se ha convertido en la base del dise√Īo actual de los juegos de disparos en primera persona ".


Aquí puedes admirar la cara de buggy de nuestro Barney.

Half-Life es y seguir√° siendo una obra maestra del dise√Īo de juegos, pero vas y le explicas a un ni√Īo de 7 a√Īos el factor de inmersi√≥n y el nivel de construcci√≥n. El microondas fue suficiente para m√≠. Cre√© una relaci√≥n muy personal con el titular de Valve, compuesta solo de vandalismo (romper, sabotear, saltar, suicidarse) que dur√≥ hasta los 10 a√Īos, adem√°s porque nadie me hab√≠a dicho lo que ten√≠a que hacer y adem√°s nadie me hab√≠a dicho que el juego se pod√≠a salvar. Reiniciar√≠a el juego cada vez, y cada vez que tom√© la secuencia de apertura saltando como loco en la cabina del monorra√≠l y rompiendo mis dedos en la barra espaciadora, ocasionalmente bloqueando el juego. 


¬°No tienes idea de cu√°ntas veces he visto esta pantalla!

La cascada de resonancia

Al crecer me di cuenta de que no pod√≠a continuar y que en este juego ten√≠a que haber algo m√°s que cabrear a los NPC. Tom√© el toro por los cuernos y realic√© el curso de entrenamiento. Entend√≠a la mec√°nica b√°sica, pero estuve atascado durante MESES en la parte de los tubos, donde para saltar hab√≠a que presionar INFERIOR + SALTO + AVANTI. Creo que lo que m√°s me estorb√≥ fue el hecho de que pensaba que era impensable que el se√Īor Freeman tuviera que saltar a una tuber√≠a. BAJAR AL SALTAR Y AL MISMO TIEMPO AVANZAR. Gracias a la llama del conocimiento que me otorgaron las escuelas primarias, pudo entender que adem√°s de hacerme saltar como un imb√©cil, Valve tambi√©n hab√≠a preparado el juego. otras cosasEspa√Īol usar el traje de contenci√≥n. Esto, junto con el hecho de que los rumores dec√≠an que con el bot√≥n E pod√≠as hacer cosas diferentes a hacer explotar las microondas, me permiti√≥ ponerme el bonito mono naranja. Recuerdo la primera vez que lo hice, quedaba una tintineo √°cido-tecno, hecho que todav√≠a hoy me sorprende, de hecho en todo el juego no habr√° otra m√ļsica que los ruidos del entorno. Me puse el traje y me dirig√≠ a la c√°mara de resonancia. Despu√©s de innumerables intentos de girar como un idiota, llegu√© a esa habitaci√≥n gigantesca, Activ√© ese gran trato y ah√≠, en ese preciso momento, Me cago en mi mismo. El juego, de hecho, despu√©s de haberme hecho poner la muestra de roca en la m√°quina, me arroj√≥ el elemento de ciencia ficci√≥n a la cara sin siquiera pedirme permiso. Gordon y yo terminamos en Xen por primera vez. Despu√©s de a√Īos la imagen de m√≠ rodeada de extraterrestres en la oscuridad todav√≠a me persigue. Sin mencionar que ese momento tambi√©n es el √ļnico en el que Gordon traiciona su papel de h√©roe silencioso: el viaje ultradimensional kubrickiano de hecho le provoca un ligero refinamiento de la respiraci√≥n, ¬°mientras que el peque√Īo yo hiperventila durante media hora! Recuerdo que despu√©s de esa secuencia apagu√© todo, porque durante mis 10 a√Īos fue demasiado.


La cat√°strofe

Alg√ļn tiempo despu√©s enfrent√© la situaci√≥n, tambi√©n porque la visi√≥n del Hombre de Negro me hab√≠a preparado para todo. Llegu√© a los laboratorios de arriba e intent√© abrir la puerta con el esc√°ner de retina. ACCESO DENEGADO. Intent√© de nuevo. ACCESO DENEGADO. ¬ŅMe gusta? ACCESO DENEGADO. Mierda.  Me tom√≥ semanas entender que ten√≠a que pedirle al cient√≠fico all√≠ (el que se convertir√≠a en Eli) que me abriera la puerta.. Y como si eso no fuera suficiente, el juego celebr√≥ mi entrada a la nueva sala enviando un rayo gamma muy fuerte a mi cara y brind√°ndome al instante. Con Half-Life aprend√≠ el profundo significado de dejar la rabia. Al llegar a la habitaci√≥n de al lado, vi los primeros monstruos. No tenia armas. Yo me escap√©. Detr√°s de m√≠ est√° el rayo de la muerte. De vuelta a esos malditos cangrejos. Cierro los ojos y presiono la flecha hacia arriba (s√≠, nadie me hab√≠a ense√Īado WASD). Uno se me mete en la cara y me duele mucho. Puedo escapar. Tomo la palanca: despu√©s de a√Īos de sabotear y presionar botones aleatorios, ahora tengo el poder demi√ļrgico para DESTRUIR. Empiezo a pegarle a todo. TODO. Subo otras escaleras. Salgo por la puerta. Veo al primer zombi con los dedos extendidos. Lo miro durante unos segundos. No puedo creer que haya tal abominaci√≥n. La sangre, la cabeza y la caja tor√°cica se fusionaron en una abominaci√≥n de textura. En respuesta, me lanza dos pizzas y me mata. Aqu√≠, en ese momento, realmente tuve el instinto de apagar todo y quemar el juego.. No pod√≠a creer que pudiera existir un ser tan inmundo.

Dios mío, qué miedo ...

A los 11 a√Īos me sent√≠ lista para enfrentarme a √©l, pero volvi√≥ a abrirme el culo. Una y otra vez. Eventualmente lo aprovech√©, para encontrar que despu√©s cinco edad Estaba justo despu√©s del comienzo. Desde ese tiempo comenz√≥ la verdadera fiesta, formado por monstruos cada vez m√°s grandes que me hac√≠an cagar cada vez m√°s. Todav√≠a tengo los destellos de los veteranos de Vietnam de los ruidos de los enemigos m√°s desagradables: el sonido met√°lico de esa oruga de tres cabezas, el gru√Īido de esa gran cosa disparando rayos gamma con sus pinzas y el helic√≥ptero. el helic√≥ptero. Lo describo en t√©rminos muy sencillos: en Half Life lo m√°s bastardo son esos putos helic√≥pteros que te enfr√≠an en cuanto sacas la cabeza y que son presagiados por el parpadeo de la h√©lice que entra en tu cabeza y te vuelve loco.

Escena típica:

Yo: * muere por 34a vez por ese maldito helicóptero *

Yo: * grita como Eva 01 enloquecida *

Abuelo: Luca, vamos a dormir, es tarde.

Yo: * se vuelve hacia su abuelo con los ojos llenos de odio y l√°grimas y reza por otros diez minutos *

Abuelo: * asiente lentamente con la cabeza pensando en su nieto perdido *

Dejando a un lado las tonter√≠as, entonces la presencia de los helic√≥pteros tambi√©n coincide con un pliegue, que despu√©s de a√Īos de juego compuesto por t√ļneles y t√ļneles, realmente no esperaba: salir de Black Mesa y luchar contra enemigos humanos. Militares, desierto y hordas de cosas cada vez m√°s malas que quieren patearte el culo. Fue este mismo cap√≠tulo el que me ense√Ī√≥ el arte del ahorro "Si tienes 3 clips, no los desperdicies en desfigurar el cad√°ver de un enemigo muerto, porque podr√≠an ser √ļtiles para otra cosa, como matar vivos a otros enemigos".

¡Morir! ¡Maldito helicóptero, muere!

El fin

Riendo y bromeando de la madura edad de 12 a√Īos llego a los laboratorios Lambda tan habilidoso como un maldito comando. "El se√Īor Freeman tiene que ir a patear el trasero de los alien√≠genas directamente a su casa". Estar de acuerdo. Termino en Xen. Me abro camino entre las plataformas flotantes muriendo un mont√≥n de veces. Teletransportarse tras teletransportarse, una voz aterradora me habla. Al final veo a qui√©n pertenece: Nihilanto, un ser enorme a medio camino entre un tapir y un beb√©. Ni siquiera tengo tiempo para equipar la bazuca que me lanza una bola de energ√≠a y me desintegra. Pero ni siquiera tengo tiempo para enojarme porque mi abuela me llama y dice que mis padres han venido a buscarme. Miro al enorme ni√Īo tapir y le prometo que en el futuro le abrir√© el culo. Pasar√°n 10 a√Īos antes de que volvamos a ver a los malvados Nihilanth, esto por toda una serie de cuestiones debido a que entrar en la adolescencia requiere que aproveches mejor tus fines de semana en lugar de ir a los abuelos, como producir mezclas alqu√≠micas de coca y mentos en el parque detr√°s de la casa.

¬°Vade retro, satanasso!

Un epílogo triste (por así decirlo)

A finales de 2017, con motivo de los 15 a√Īos de esa copia de Half-Life adjunta a Games with my Computer, decido empezar de cero y acabarla de una vez por todas. Esta vez, sin embargo, despu√©s de a√Īos de Nazi-Zombies en COD, Los monstruos se parecen m√°s a m√°scaras de carnaval, disolviendo triste e irremediablemente todo el miedo y la adrenalina que caracterizaron mis sesiones con Half-Life., y haci√©ndome entender que algunas sensaciones nunca volver√°n (suspiro). Llego a Nihilanth cargado como Terminator y despu√©s de una batalla hecha de maldiciones e insultos a la madre de nuestro alien√≠gena, lo hago estallar y gano ¬°Victoria! Pero G-Man me recuerda que la victoria nunca ha estado tan lejos

Sellado en el hiperespacio ... pobre Gordon ...

Sin mencionar que a los trece descubr√≠ que Half-Life 2 existe, pero esta es definitivamente otra historia. Aprovechar√≠a estas √ļltimas l√≠neas para gracias a ese santo de mi abuelo, quien acord√≥ sacrificar sus viernes por la noche y su retiro junto a un mocoso petulante en lugar de ir a la casa club a jugar a la petanca con amigos. Gracias abuelo, por hacerme vivir una de las experiencias m√°s intensas y formativas de la vida. Half-life no lo olvidar√©, porque adem√°s de haber revolucionado el mundo de los videojuegos, mucho m√°s peque√Īo, tambi√©n ha revolucionado mi infancia. 

A√Īade un comentario de Especial mi abuelo y Half-Life
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.